Compartir ahora

Durante el Seminario de Conmemoración del Centro Interamericano de Estudios de Seguridad Social (CIESS), en el marco del aniversario de los 100 años de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el Secretario General de la Conferencia Interamericana de Seguridad Social (CISS), Gibrán Ramírez Reyes, aseguró que enfrentar los retos de la protección social en el contexto del futuro del trabajo requiere de la incorporación de regímenes contributivos para la seguridad social a todos los sectores laborales, además de una reforma fiscal progresiva para garantizar que todos tengan acceso a la seguridad social.

“Este gran problema podría solucionarse a partir de dos cuestiones fundamentales: la primera es entender la naturaleza de cada uno de los trabajos para poder idear esquemas de incorporación contributiva a la seguridad social que no cambien los aspectos “positivos” de cada labor”, aseguró Ramírez.

Es importante hacer esta distinción porque para entender la naturaleza de cada trabajo también hay que comprender la tensión entre sus facetas: todas las políticas que se realicen para erradicar las cuestiones negativas, como la ausencia de protección social, deben de respetar, y en lo posible fomentar, los aspectos positivos. De lo contrario, es muy probable que se vean obstaculizadas y terminen por fracasar”, agregó el titular del organismo.

La segunda cuestión fundamental se refiere a “recuperar la idea de que los asuntos comunes deben solucionarse a través de lo público y no por lo privado; y, por ende, hay que aspirar a la construcción de sistemas universales de seguridad social a partir de cargas impositivas progresivas”.

En su exposición, el Secretario General de la CISS señaló que la naturaleza de los “nuevos” trabajos es que son cada vez menos estables, individualizados y más informales, teniendo como lado positivo su flexibilidad y versatilidad, pero también un lado negativo como la inestabilidad, la carencia de prestaciones y la individualización de labores.

Ramírez Reyes reconoció que uno de los grandes problemas para la universalización de la protección social es que las labores son muy distintas y sus naturalezas muy complejas, además, de que es muy probable que en el futuro los trabajos sean todavía más individualizados, informales y diversos, lo que sin duda dificultará todavía más la situación.

El también académico e investigador tamnién enfantizó su desacuerdo con ver a “fenómenos como la robotización como los nuevos retos del mercado laboral, cuando siguen siendo la informalidad, la tercerización y la falta de inserción laboral de los jóvenes, los principales desafíos y problemas”.